¡Una fuerte y gran decisión!

Por: Cenyeliztli, A.C.

Casarse EN o POR la IGLESIA

Es moda en la actualidad lo LIGHT: los envases de alimentos tienen esta leyenda, es informal el vestuario, y las costumbres o el comportamiento social e individual del hombre moderno tiende a vivir con ligereza el momento, a no preocuparse por las consecuencias de sus actos. Es lo actual no comprometerse ni angustiarme en cumplir obligaciones o normas de conducta.

caucasian-84418_640

Así la decisión de los novios de casarse, en muchos casos, el fracaso y divorcio lo confirma, se toma a la ligera, para unir sus vidas por enamoramiento más que por verdadero amor sincero, comprometido y permanente. Esto es casarse en la iglesia, porque lo que se quiere es:

  • Seguir la costumbre, cumplir la tradición.
  • Dar gusto a la abuelita o a los padres, que lo piden.
  • Tener una fiesta y recibir regalos para poner su casa.
  • Salir de blanco y evitar “el qué dirán.”

Estos matrimonios solo cumplen la ley natural de la unión del hombre con la mujer, diferenciados sexualmente para el llamado del amor. ¡Y luego vemos que las rupturas se han multiplicado. En estas uniones hay deficiencias de base que hay que identificar. Por ejemplo, es una dato llamativo la falta de conocimiento de los esposos entre sí, pues hay personas que antes de casarse no hablaron de su proyecto de matrimonio y familia, ni sobre los hijos, ni sobre la economía y familia, ni sobre los hijos, ni sobre la economía y ni siquiera si para su cónyuge es importante la vida espiritual o sacramental. Y así vemos que las condiciones en que se contrajo matrimonio no eran las idóneas, o a las primeras dificultades no han sabido hacerles frente. Esto nos dice claramente que hace falta en el hombre y la mujer de hoy un proceso de maduración humana. Viven lo que los psicólogos llaman una perpetua “adultescencia”. Son incapaces de afrontar los problemas de la vida. De llevar adelante un proyecto en común, de soportar la frustración, de resistir la crisis, como bien dice el autor italiano Emanuele Scotti.

bridal-636018_640

El derecho a casarse es natural de todo hombre capaz. Todas las civilizaciones lo han reconocido. La Ley de la Iglesia no es la excepción y lo define el Derecho Canónico en su c 1055 como “la alianza matrimonial por la que el varón y la mujer constituyen entre sí un consorcio de toda la vida, ordenado por su misma naturaleza al bien de los cónyuges y a la generación y educación de la prole, elevada pro Cristo Señor a la dignidad de sacramento entre bautizados.” La propuesta de la Iglesia sobre el amor conyugal no es algo arbitrario.

wedding-322034_640

El matrimonio sacramental es casarse por la Iglesia, muy diferente que casarse en la Iglesia. Nace con el consentimiento, libre y voluntario de los novios, cuando dicen ante el sacerdote, testigo de la jerarquía, “Si, acepto”. Es decir, aceptan las propiedades esenciales del sacramento, que son:

  • La unidad, la fidelidad, el vínculo excesivo, exigencia de la propia naturaleza humana.
  • La permanencia, que es un don el ser perpetuo; toda la vida, hasta que la muerte los separe.

También se obligan los contrayentes a respetar y cumplir los fines esenciales:

  • Establecer el consorcio de vida y amor, la comunión y bien de los consortes. El amarse y respetarse en la entrega y aceptación mutua y recíproca.
  • La procreación y educación de los hijos.

El matrimonio sacramental goza del favor del derecho, es decir se presume su validez y solo puede declararse nulo por un Tribunal Eclesiástico, si se prueba ante el mismo alguna de las causas de nulidad que la ley reconoce:

.

Haberse casado bajo un impedimento dirimente, como el caso de un matrimonio anterior de uno de los novios; el parentesco consanguíneo en línea directa o línea colateral hasta el cuarto grado (primos); la impotencia absoluta, perpetua y antecedente; la minoría de edad. En estos casos el matrimonio es nulo de pleno derecho.

breakup-908714_640

Ser incapaz jurídicamente, por carecer del uso de razón al ser mayor de edad, o por no tener la capacidad de juicio sobre los derechos y obligaciones esenciales del matrimonio.

La falta de forma canónica: No haberse casado en iglesia y por sacerdote autorizado por el párroco competente.

.

Pensándolo bien, analizando todas y cada una de las responsabilidades y consecuencias que el matrimonio implica, vale la pena tomar un buen Curso Prematrimonial, en que los novios se puedan conocer más profundamente y en el que el mismo proceso de reflexión les ayude a definir si es con esa persona con la que quieren pasar el resto de su vida. Sólo así estará convenciendo de casarse POR LA IGLESIA.

hand-83079_640

¡Más vale terminar el noviazgo, que comprometerse en un mal matrimonio!

Gallery

6 PRIMARIA.png 5 PRIMARIA.png 4 PRIMARIA.png 3 PRIMARIA.png 3 PREESCOLAR.png 2 PRIMARIA.png 2 PREESCOLAR.png 1 PRIMARIA.png 1 PREESCOLAR.png

Aviso de privacidad

Descargar Aviso de Privacidad

Calle Sur 103 No. 227 • Col Héroes de Churubusco • Delegación Iztapalapa • México D.F. • C.P. 09090

Teléfono: +52 (55) 5581 2614

Teléfono: +52 (55) 5582 5913

Teléfono: +52 (55) 5445 5577

Facebook