Compartir en la mesa familiar.

Compartir en la mesa familiar.

GIULIANA CACCIA ARANA

 

Compartir la mesa familiar es una actividad cada vez menos común en las familias. Razones por las que esto sucede son muy variadas. Sin embargo, si bien hay poco tiempo para compartir estos espacios, debemos intentar encontrarnos en la mesa familiar algunos días de la semana y esta debería ser una actividad que realicemos, inclusive, si nuestros hijos son muy pequeños y pensemos que ellos no son capaces de estar sentados en la mesa.

 

¿Y saben por qué? Porque la mesa no es únicamente un espacio en el que se educan modales, que por cierto son muy importantes, sino muchas otras virtudes esenciales para la convivencia familiar.  Aquí voy a dar algunos ejemplos.

 

Una primera virtud que se educa en la mesa es la paciencia. Por ejemplo, al esperar que todos estén sentados antes de empezar a comer. Normalmente, la mamá o la persona que sirve los platos, con el fin de que no se enfríe la comida de los demás, se sienta cuando ya la cena o el almuerzo empezó.

 

Sin embargo, y aquí viene la segunda virtud que podemos educar en la mesa, esperarla y comer todos tibio, inclusive ella, sería una muestra de solidaridad y aquí deberíamos aplicar el dicho: “Todos para uno y uno para todos”.

 

Otra virtud que se cultiva en la mesa es la generosidad. ¿Qué pasa cuando se cocinó delicioso y todos quieren repetir y no hay suficiente para tantas porciones? Compartimos, inclusive, si por ejemplo servimos un pollo y las presas preferidas no alcanzan para todos nos podemos turnar en los distintos días y como este ejemplo muchísimos.

 

Otra competencia que se aprende en la mesa es la capacidad de escucha. Sí, la mesa es un momento perfecto para compartir, para que cada miembro de la familia cuente qué tal le fue en el día o durante la semana y los demás deben escuchar, respetar que el otro está hablando y pueden intercambiar opiniones y de esa manera todos involucrarse en la vida y en el bien de los seres queridos.

 

Evidentemente, para que todo esto funcione, hay una regla esencial: desaparecer todas las pantallas, empezando por la televisión, los teléfonos, los tablet’s o lo que fuera. Inclusive en los restaurantes, muchas veces los padres, sobre todo cuando tenemos hijos muy chicos, para comer relajados les ponemos o el teléfono o el tablet para que se entretengan.  No, no, no, no.  Estamos desperdiciando una oportunidad educativa muy valiosa.

 

La mesa familiar debe ser una espacio, no solo de alimentación sino de comunión y la oportunidad perfecta  para conocernos aún más.

 

family-eating-at-the-table-619142_1920

 

 

 

Referencia: http://www.conectacec.com/compartir-en-la-mesa-familiar-2/

Gallery

6 PRIMARIA.png 5 PRIMARIA.png 4 PRIMARIA.png 3 PRIMARIA.png 3 PREESCOLAR.png 2 PRIMARIA.png 2 PREESCOLAR.png 1 PRIMARIA.png 1 PREESCOLAR.png

Aviso de privacidad

Descargar Aviso de Privacidad

Calle Sur 103 No. 227 • Col Héroes de Churubusco • Delegación Iztapalapa • México D.F. • C.P. 09090

Teléfono: +52 (55) 5581 2614

Teléfono: +52 (55) 5582 5913

Teléfono: +52 (55) 5445 5577

Facebook