El Reto de Educar a Nuestros Hijos Hoy.

Psic.Gisela Chávez

El Reto de Educar a Nuestros Hijos Hoy.

 

 

La gran influencia que ejercen en la educación de nuestros hijos, corrientes como el consumismo, el hedonismo y el individualismo, representan un gran reto para los padres en la actualidad. Estas son doctrinas filosóficas y de pensamiento que influyen en gran medida en la forma como se vive hoy en día. Lo anterior nos conduce, entre otras cosas, a vivir alejados de valores como: el respeto, la solidaridad, la generosidad, la disciplina y la responsabilidad. En esta búsqueda desenfrenada y egoísta del placer y de bienes materiales, nos encontramos cada día con más jóvenes viviendo una vida sin sentido, deprimidos, desalentados, con una sensación de vacío existencial cada vez mayor.

 

 

 

¿Qué podemos hacer para luchar contra ellas? Primero que nada debemos de estar informados para saber contra que nos enfrentamos y después decidir qué criterios debemos seguir para educar a nuestros hijos. No es fácil ya que parece que nadamos contra corriente, pero SI es posible. A continuación una breve definición de estas corrientes y algunas sugerencias que podemos aplicar como padres para contrarrestarlas.

 

 

 

1) Consumismo.

 

Vivimos en un mundo materialista que exalta el consumo y la satisfacción inmediata de los deseos. El dinero, de ser un medio, se ha convertido en el fin supremo de muchos hombres. La carrera a un bienestar material cada vez mayor se ha vuelto la medida del éxito personal. En nuestros hijos esto provoca que se sientan presionados por tener el juguete de moda, ropa de marca o lo más moderno en aparatos electrónicos. Presionan a sus padres para que compren toda clase de bienes materiales y quieren gastar y disponer de grandes cantidades para satisfacer sus caprichos. A veces solo se trata de poder presumir ante los amigos en una especie de competencia impuesta por el medio.

 

 

Que podemos hacer como padres:

 

  •  Comprarles solo lo que necesitan y no lo que quieren;

 

  • No darles recompensas materiales por logros obtenidos cumpliendo con sus responsabilidades;

 

  • Lograr que sean seguros con independencia de los bienes materiales o del nivel socioeconómico que tienen y

 

  •  Vivir en congruencia ocupándonos más del ser que del tener.

 

 

 

2) Hedonismo.

 

Considera al placer como fin supremo de la vida. Promueve el darle al cuerpo lo que pida, lograr resultados sin mayor esfuerzo y se pregunta: ¿Por qué hemos de hacer lo que nos cuesta? Esta corriente ocasiona que nuestros hijos dejen de esforzarse por conseguir metas escolares y logros en otras áreas de su vida como: excelencia académica, destacar en algún deporte, aprender a tocar algún instrumento, ya que la obtención de resultados solo se logra a base de esfuerzos e implica tener perseverancia y tolerancia a la frustración. En casos extremos se vuelven perezosos, desobligados e irresponsables. Se sienten merecedores de las prerrogativas y los beneficios de ser hijos de familia sin que ello implique ninguna responsabilidad. Esta forma de vivir también nos puede conducir al permisivismo en donde existen cada vez menos códigos morales y donde las normas sociales son cada vez más liberales. Ejemplo de esto es el aumento de la libertad sexual y la disminución de la influencia de la religión.

 

 

Que hacer como padres:

 

 

  •  Enseñarles que lo que vale la pena en la vida implica esfuerzo y perseverancia;

 

  •  Enseñarlos a trabajar y ganar dinero;

 

  •  Tolerancia a la frustración, no satisfaciendo ni todos sus deseos ni de forma inmediata y

 

  •  Con nuestro ejemplo transmitir el espíritu de lucha.

 

 

 

3) Individualismo.

 

Esta es la tendencia a pensar y obrar con independencia de los demás, o sin sujetarse a leyes o normas generales. Defiende la autonomía y supremacía de los derechos del individuo. Primero yo, luego yo y después yo. Esto provoca que nuestros hijos sean egoístas. Se acostumbran a querer hacer su voluntad y se pasan la vida rebelándose y desobedeciendo reglas, ya sean familiares o las impuestas por la sociedad.

 

 

Que hacer como padres:

 

  • Que compartan habitación, juguetes, aparatos, bicicleta, ya que el compartir genera comprensión hacia las necesidades de otros;

 

  • No sobreprotegerlos para que no se sientan el centro del universo;

 

  •  Hacerles ver que no solo sus necesidades son importantes, sino también las del resto de la familia: padre, madre, hermanos, abuelos, tíos, etc. y

 

  •  Sensibilizarlos acerca de problemas sociales: guerra, pobreza, hambre, que sufren niños y jóvenes en el mundo. Podemos concluir asegurando que los padres podemos influir en nuestros hijos a pesar de la fuerza que tiene el medio externo. Lo podremos lograr con convicciones firmes sobre los valores universales que no cambian, que permanecen, los que se refieren a la esencia del ser humano y sobre todo siendo congruentes con nuestro ejemplo.

 

son-1397821_1920

 

Gallery

6 PRIMARIA.png 5 PRIMARIA.png 4 PRIMARIA.png 3 PRIMARIA.png 3 PREESCOLAR.png 2 PRIMARIA.png 2 PREESCOLAR.png 1 PRIMARIA.png 1 PREESCOLAR.png

Aviso de privacidad

Descargar Aviso de Privacidad

Calle Sur 103 No. 227 • Col Héroes de Churubusco • Delegación Iztapalapa • México D.F. • C.P. 09090

Teléfono: +52 (55) 5581 2614

Teléfono: +52 (55) 5582 5913

Teléfono: +52 (55) 5445 5577

Facebook