Cosas que los padres divorciados deberían hacer con sus hijos.

Cosas que los padres divorciados deberían hacer con sus hijos.

Uno de los principales errores de las familias separadas es querer compensar el tiempo y la atención con regalos y dinero. la psicóloga Gloria Isaza cuenta que alternativas hay.

 

 

fathers-day-1613590_960_720

 

Es indudable que el divorcio transforma la familia y altera la vida de padres e hijos. La relación que puede verse más afectada en este proceso es la del papá con sus hijos pues es quien, después de la separación, generalmente comparte menos tiempo y experiencias del día a día con ellos. Para seguir cercano a los niños, debe proponerse verlos con frecuencia, hablar con ellos todos los días, estar presente en su vida y mantener la conexión afectiva.

 

La separación significa el comienzo de una nueva etapa como padre, en la que debe adaptarse a los cambios y aprovechar el tiempo que tendrá para compartir con sus hijos. Estas son algunas claves que le pueden ayudar en este procesos:

 

Dedicar tiempo  

 

Cuando los padres se separan establecen los tiempos en que cada uno vivirá con los hijos, teniendo en cuenta la realidad de cada familia y las necesidades de los niños. Establecer y cumplir estos acuerdos permite que los niños se sienten seguros, pueden programar sus actividades  y prepararse para el cambio de casa.  Se trata de crear una estructura clara pero flexible, que responda a las necesidades de todos y permita a los padres construir una relación amable y cooperativa alrededor de sus hijos. Contarles cuándo van a estar con su papá, les ayuda a enfrentar el miedo a perderlo y  a no volver a verlo, que se activa con la separación. Hablarles y explicarles cómo serán las rutinas les permite tener expectativas reales de cómo será la vida en la casa de papá. Crear rituales especiales que van a realizar cuando están juntos, como cocinar o ver una película, contribuye a que se sientan seguros, fortalezcan los lazos afectivos y construyan la identidad de su familia.

 

Seguir ejerciendo el rol de padre 

 

Después de la separación muchos hombres se convierten en papás complacientes con los niños, olvidando la responsabilidad que tienen como padres. Es frecuente escucharlos decir: “Comparto  poco tiempo con mis hijos y deseo que nuestros encuentros sean  agradables y divertidos; no voy a dedicarme a corregirlos y disciplinarlos, quiero que deseen estar conmigo”. Esta posición puede desestabilizar a los hijos y generar dificultades con la mamá, que siente que debe asumir sola su educación. Es importante tener en cuenta que las rutinas, las normas y las disciplina que los padres dan a los hijos, además de ser su responsabilidad les trasmite un mensaje de seguridad, orientación y amor; y, les muestra que a pesar de que sus padres no vivan juntos, siguen contando con los dos. Una casa organizada también puede ser divertida.

 

Establecer normas y límites 

 

Los niños deben aprender a vivir en la nueva casa del papá respetando las reglas que él establezca. Recuerde que para ellos ésta también es su casa y necesitan sentir que tienen un lugar especial en ella. Cuando cada uno hace lo que quiere, se puede generar el caos y la improvisación, causando inseguridad y confusión en los niños. Sienten que su padre no está capacitado para ejercer su rol y pueden tratar de asumirlo ellos, convirtiéndose en los adultos de la casa.

 

Construir un hogar que  genere seguridad y pertenencia en los niños los ayuda a saber lo que deben hacer cuando están en casa. No importa si las exigencias son diferentes a las que existen en la de su mamá. Lo que se pretende es que, poco a poco, los niños se sientan parte de un grupo familiar sólido donde los padres son el soporte; que continúan teniendo una familia, pero que ahora viven en dos casas. Cuando los niños ayudan en las tareas del hogar y contribuyen a formar un equipo con sus papá, se sienten importantes y  desarrollan su autonomía.

 

El respeto no es negociable 

 

 

No compense con dinero

 

Muchos hombres se sienten culpables por la decisón de divorciarse, por haber perdido su lugar en la familia y  ser un padre de tiempo parcial para sus hijos. Aun cuando el dinero puede convertirse en un medio para aliviar esta culpa, puede generar tensión entre el papá y sus hijos. Para algunos padres separados es difícil decir NO a las peticiones económicas de los niños. Sienten que darles gusto es una buena forma de compensar su ausencia y de demostrarles su amor. Los niños necesitan papás que no les den todo lo que piden para que aprendan a esforzarse por lo que desean y les sea posible aceptar que no pueden hacer o tener todo lo que quieren.

 

Evitar el conflicto con la ex pareja

 

Cuando entre los padres continúan o aumentan los conflictos después del divorcio, la relación entre el papá y sus hijos tiende a deteriorarse. En estos casos los niños pueden quedar atrapados en medio de la batalla y en un juego de lealtades. Sienten que deben apoyar al padre que ven más débil, que está sufriendo más o que asume las responsabilidades económicas. Cuando papá y mamá son respetuosos, cooperativos y se valoran como padres, permiten a los hijos construir una relación cercana y sana con los dos.

 

Las dificultades económicas son de los adultos

 

Los acuerdos y temas de dinero deben ser resueltos en ausencia de los niños. Cuando se les asigna el rol de consejeros o intermediarios financieros con su papá, pueden culparlo por las dificultades que están enfrentando y alejarse efectivamente de él. Además se sienten responsables de las discusiones que hay entre sus padres y piensan que son una carga para ellos. 

 

No alejarse de los hijos

 

Algunas investigaciones han demostrado que cuando la relación con el padre se deteriora, los niños sienten primero una gran tristeza, que con el tiempo es reemplazada por sentimientos de rabia hacia él. Un papá ausente tiene un impacto negativo en los hijos; el inmenso dolor que sienten puede llevarlos a eliminar esta figura tan importante de su vida. Cuando los niños no vuelven a ver a su papá, o lo ven muy poco, sienten y piensan que él no los ama, ponen en duda su propio valor y su derecho a ser amados.

 

El reto del papá divorciado es acompañar a los hijos en la transformación de la familia, ayudarles a desarrollar afecto y pertenencia a su nuevo hogar, hacerles sentir que son  las personas mas importantes en su vida, que espera con entusiasmo cada nuevo encuentro con ellos y que siempre pueden contar con él.

 

 

Referencia: http://www.semana.com/vida-moderna/articulo/padres-despues-del-divorcio/526925

Gallery

6 PRIMARIA.png 5 PRIMARIA.png 4 PRIMARIA.png 3 PRIMARIA.png 3 PREESCOLAR.png 2 PRIMARIA.png 2 PREESCOLAR.png 1 PRIMARIA.png 1 PREESCOLAR.png

Aviso de privacidad

Descargar Aviso de Privacidad

Calle Sur 103 No. 227 • Col Héroes de Churubusco • Delegación Iztapalapa • México D.F. • C.P. 09090

Teléfono: +52 (55) 5581 2614

Teléfono: +52 (55) 5582 5913

Teléfono: +52 (55) 5445 5577

Facebook